Mis películas del 2013 (y IV)

10. The World (Shijie, Jia Zhangke, 2004)

vlcsnap-3509733

9. El empleo del tiempo (L’emploi du temps, Laurent Cantet, 2001)

313r6fl

8. The 47 Ronin (Genroku Chûshingura, Kenji Mizoguchi, 1941)

47_RONIN00008

7. The Most Beautiful Night in the World (Sekai de ichiban utsukushii yoru, Daisuke Tengan, 2008)

vlcsnap-2014-01-05-16h24m59s153

6. Cannibal Tours (Dennis O’Rourke, 1988)

vlcsnap-2013-04-03-19h48m50s40

5. Petition (Zhao Liang, 2009)

ca_zeitschrift_108_.zhao-liang_still_petition

4. The Good Woman of Bangkok (Dennis O’Rourke, 1991)

vlcsnap-2013-01-12-14h03m11s40

3. Final Flesh (Vernon Chatman, 2009)

vlcsnap-2013-01-30-17h06m17s26

2. Typhoon Club (Taifû kurabu, Shinji Sômai, 1985)

d2ETOuO

1. Gushing Prayer: A 15-Year Old Prostitute (Funshutsu kigan: 15-sai no baishunfu, Masao Adachi, 1971)

vlcsnap-2013-09-07-18h13m21s7

Anuncios

Mis películas de 2013 (III)

20. She, a Chinese (Guo Xiaolu, 2009)

vlc-00003-10

19. Goshogaoka (Sharon Lockhart, 1998)

vlcsnap2010062712h45m59

18. The Cat (Lao mao, Ngai Choi Lam, 1992)

vlcsnap-2013-09-09-14h36m17s32

17. The Warped Ones (Kyonetsu no kisetsu, Koreyoshi Kurahara, 1960)

1395_8

16. Episode 3: ‘Enjoy Poverty (Renzo Martens, 2009)

r2y4

15. Catfish (Henry Joost y Ariel Schulman, 2010)

vlcsnap-2013-11-03-22h33m49s253

14. The Queen of Versailles (Lauren Greenfield, 2012)

Queen of Versailles, Jackie Siegel

13. Journey to the West: Conquering the Demons (Xi you xiang mo pian, Stephen Chow y Derek Kwok, 2013)

4Guide_Journey_To_The_West_

12. Damiselas en apuros (Damsels in Distress, Whit Stillman, 2011)

damsels-bar-dance

11. Passion (Brian De Palma, 2012)

bscap0058

Mis películas de 2013 (II)

30. Nymph (Nang mai, Pen-ek Ratanaruang, 2009)

vlcsnap-2013-01-18-15h35m20s191

29. Leviathan (Lucien Castaing-Taylor y Verena Paravel, 2012)

vlcsnap-2013-11-06-16h25m06s230

28. Zigeunerweisen (Tsigoineruwaizen, Seijun Suzuki, 1980)

vlcsnap-2013-11-11-17h24m33s20

27. Le masque de la Méduse (Jean Rollin, 2010)

vlcsnap-2013-03-26-16h19m38s254

26. Daydream (Hakujitsumu, Tetsuji Takechi, 1964)

vlcsnap-2014-01-15-01h11m43s200

25. Une histoire de vent (Joris Ivens, 1988)

Vgmq8dT

24. Loft (Rofuto, Kiyoshi Kurosawa, 2005)

vlcsnap-2014-01-05-18h25m02s65

23. La chica terrible (Das schreckliche Mädchen, Michael Verhoeven, 1990)

16

22. Virgin Stripped Bare by her Bachelors (Oh! Soo-jung, Hong Sang-soo, 2000)

vlcsnap-2013-11-22-16h51m41s88

21. Black Mirror: White Bear (Carl Tibbetts, 2013)

vlcsnap-2013-11-12-00h38m45s33

Mis películas de 2013 (I)

Las listas que merecen la pena no son las que establecen un canon, sino las creadas para recomendar algo a almas cercanas o interesadas; o para abrir mentes entrecerradas de corazones no tan próximos. Lejos de toda pretensión de autoimportancia, el objetivo debería ser dar a conocer o revalorizar, sin ilusiones hegelianas de criterio a gran escala. El canon cumple una buena función social cuando, por ejemplo, uno empieza a interesarse de verdad por el cine con 17 años. O si quiere hacerse una idea de un género, época o cinematografía nacional concreta. Sin embargo, las listas con ese enfoque suelen ser aburridísimas a poco que uno esté puesto, tienden a selecciones automatizadas y repetitivas, conformistas y hasta cobardes, sobre todo si se limitan a enumeraciones.

Pero una ristra de enumeraciones puede ser suficiente cuando se trata de títulos poco frecuentes. Es lo que voy a hacer ahora, un top 30 de entre todo el cine que vi en 2013, sin distinguir año y acompañando cada película sólo con una imagen. Dos reglas: haberlas visto por primera vez el año pasado y nada de estrenos (aquí cuento por qué ese me parece un acercamiento cuestionable; pero como es necesario para jugar todos en la misma liga, he pasado por el aro y mi top saldrá por aquí dentro de poco).

Como ni soy ni quiero ser un historiador del cine, mi criterio para seleccionar lo que veo es bastante asistemático (quitando algunos miniciclos que me monto o tendencias personales, sean circunstanciales o no), de ahí que un corte de mi particular mundo cinematográfico pueda descubrir a alguien algunas películas poco habituales. Cubiertas a estas alturas la mayoría de lagunas principales, este pasado año mis visionados han sido especialmente caóticos, intuitivos y no demasiado inteligentes, muy centrados en el cine asiático y el mundo actual. He aquí una apología de mi pésimo gusto, una lista aberrante del cine que más me ha apasionado, fascinado, obsesionado o, simplemente, interesado y hecho pensar a lo largo del 2013. La jerarquía puede guiar a espíritus afines para que aprovechen mejor su tiempo, así que están ordenadas según impacto personal, de menor a mayor para darle un poco de emoción publicitaria. Teaser del número uno:

vlcsnap-2013-09-07-17h09m29s120 vlcsnap-2013-09-07-17h13m05s2 vlcsnap-2013-09-07-17h18m45s114 vlcsnap-2013-09-07-17h17m51s80 vlcsnap-2013-09-07-17h28m24s109 vlcsnap-2013-09-07-17h33m59s167 adachi_7 vlcsnap-2013-09-07-17h43m38s147

 

La lista esquizofrénica:

Del 30 al 21.

Del 20 al 19.

Del 10 al 1 (el top ten de toda la vida).

Queda abierta la rueda de preguntas, insultos y amenazas.

EL EMPLEO DEL TIEMPO: El desempleo como fantasía masculina

No recuerdo haber visto un anuncio de coches protagonizado por una mujer. Si los hay, serán minoría, como los de productos de limpieza protagonizados por hombres. O habrán sido ignorados por un filtro perceptivo que se me ha implantado culturalmente desde pequeño: si es sutilmente distinto a las expectativas dominantes, recuérdalo como si hubiera sido como todos los demás.

El empleo del tiempo

El coche funciona como un símbolo masculino. Más aún: como un refugio masculino. Quizá el único. Una de las grandes obras de nuestro zeitgeist, El empleo del tiempo (L’emploi du temps, Laurent Cantet, 2001), captura esa sensación del coche como válvula de escape que permite soportar el resto de la vida. De la vida masculina, que es la que todavía parece identificarse con la auténtica vida trabajadora y estresada. ¿Las mujeres no trabajan? Claro, pero podrían no hacerlo. El hombre no puede elegir. Por eso, vive su coche como su verdadera vida. Su felicidad está en él, porque en él están sus únicas opciones de soledad y de libertad. Sólo en una cabaña en mitad de los Alpes suizos pueden experimentarse esas dos cosas con la misma intensidad que conduciendo solo. El resto del tiempo sólo hay trabajo, trabajo y trabajo; el tiempo del empleo no se emplea en nada. El sistema productivo está muy bien montado, porque para ir a trabajar tienes que ir en coche. Así, en la propia tortura está incrustado el alivio. La rutina es antihumana, insoportable, y esas pequeñas dosis de conducción salvífica pueden dar las fuerzas necesarias para seguir, pero también muestran cada día que hay otra vida posible. Que es posible ser feliz haciendo algo. El hombre actual vive una vida dañada y la cura artificial, interna al sistema, no es efectiva eternamente.

El protagonista de El empleo del tiempo se convierte en un adicto a esos momentos de felicidad diaria, tanto que abandona su responsabilidad y decide entregarse a ellos. Se entrega a su coche, su amor. Duerme en él como si durmiera con él. Canta a gritos por la autopista con una sonrisa sincera y una mirada resucitada, la única posibilidad de desinhibición que conoce. Conduce por una carretera local, compite contra un tren, lucha para adelantarle con una pasión que sólo tuvo cuando era niño —cuando era un niño 100% e indudablemente masculino, que vestía de azul y jugaba con coches—. Aquí está el secreto de la poesía que esconde el plano de John Ford, aquel en el que una diligencia se ve puesta en paralelo con un grupo de caballos indios. Son una amenaza, pero también una alegría, porque le permiten darse cuenta de su velocidad, calibrarla en unidades de medida de vitalidad. De la misma manera, el coche se percibe en movimiento junto al tren. Al contrario que en la oficina, donde todo es estatismo. Es preferible una carrera hacia ningún sitio (¿incluso hacia la muerte en un accidente por conducción temeraria?) que estar plantado en una vida estable, con el objetivo claro de ser feliz. Un objetivo tan claro como inalcanzable, sobre todo cuando día a día se siente lo que es la verdadera felicidad y se sabe que está en el coche.

La paradoja es que para comprarse un coche un hombre debe trabajar. Se puede conseguir de otras formas, engañando o robando, pero reconozcamos que la mayoría de gente tiene escrúpulos sobre eso y por ello suele terminar peor de lo que empezó. Por otro lado, cuando un hombre se da cuenta de que el coche es su felicidad, ya lleva bastante tiempo trabajando y tiene dinero suficiente. Su virilidad se ha activado conduciendo, viendo anuncios de coches. Su virilidad se ha anulado en un trabajo despersonalizado y que no tiene nada que ver con él. Ya tiene el coche y no necesita trabajar más. Sí, los ahorros que le queden cuando abandone su empleo no le durarán más que unos meses. Pero ¿no es preferible disfrutar al máximo de esos meses que pudrirse en una oficina durante veinte o treinta años más? ¿No es mejor conducir hasta que se acabe la gasolina? ¡Alguien te recogerá, se solucionará, vivimos en Europa!

Hay que darse cuenta de que, para la mayoría de la gente, el suicidio no es una opción, ni siquiera se les ocurre. Cuando todo se vuelve insoportable, la única salida es la huida hacia delante. It’s better to burn out than to fade away. La autodestrucción, como casi todo lo que implica una decisión vital fuerte o una cierta profundidad y reflexividad de pensamiento, es presentada casi siempre por la industria cultural en términos masculinos. El desempleo voluntario es el gran arquetipo autodestructivo de nuestra época. Cuando todo va mal, cuando no se aguanta más la realidad, las fantasías toman el control. La fantasía es estar desempleado para poder conducir libremente, para conducir durante horas hasta Suiza dos veces por semana o para tomar o no tomar el desvío que tienes que tomar o no tomar. No es una fantasía sexual, porque el amante es el coche y ahí no hay carencias. La mujer no puede fantasear con el desempleo, porque su fantasía era el trabajo.

El empleo del tiempo 2

Llama la atención que, una vez ha decidido entregarse a una espiral de autodestrucción y satisfacción de los deseos, el protagonista de El empleo del tiempo no busque prostitutas. Pero es que no lo necesita, porque su pulsión no es sexual. Es simplemente vital. Es la necesidad de sentirse vivo, más importante que el sexo en la jerarquía de necesidades. Es la necesidad básica en nuestras sociedades capitalistas. Para el hombre, esa falta se llena con la soledad, que sólo puede tener en su coche y que sólo puede compartir con él. Para la mujer… bueno, sólo tiene necesidades cuando el hombre se da cuenta de que está frustrada. O clínicamente deprimida, como la esposa del protagonista de El empleo del tiempo. Ella siempre está en el asiento del copiloto y nunca sabe adónde le lleva su marido, que cambia de ruta sobre la marcha. Le pregunta pero él no le contesta. Él dice que quiere darle una sorpresa, pero en realidad lo que quiere es dominarla. Eso no le sirve a la esposa, claro. Además, ella no conduce. ¿Cómo puede ella salir del agujero? El marido le dice que tendría que ver a más gente, quizá mudarse a una ciudad más grande. Ella ya le había dicho eso muchas veces, que así se sentiría mejor, pero él no la había escuchado. Estaba pensando en qué CD se iba a llevar al coche mañana por la mañana. Estaba imaginando que no tomaría la salida de la oficina y seguiría 45 kilómetros más, hasta la siguiente comarca. Donde están los ríos y las mujeres visten trajes tradicionales para los turistas.