Blackmirrored

facebook

El chico que se borró del Facebook admite, una vez más, su derrota. Más que una derrota, porque (historicismo al poder) en su momento fue una victoria, era más bien un error estratégico, un fútil arrebato de ludita destinado a fracasar. Nos haga tontos y marginados o no, el Facebook es una realidad ontológica con demasiada fuerza, un monstruo devorador de naturales. Pide sacrificios en su altar (creación de páginas, entrega masiva de tiempo que no conocerá un eterno retorno), aunque a cambio puede dar mucho. O algo, que ya es. Da, por ejemplo, la posibilidad de sentirse dentro de Black Mirror y no fuera, un fuera en el que todavía están los críticos con libreta y boli con linternita. Da una falsa sensación de comunidad para personas demasiado vagas para crear una comunidad de verdad, pero no tan vagas como para crear su sensación pinchando con píxeles en forma de flecha sobre un puñado de píxeles que identificamos como botoncitos. Esa falsa comunidad se basa en compartir enlaces (¡que llevan a textos, nada menos!) y hacer thumbs up virtuales, mucho menos tristes que los high five reales. Esas cosas estarán a partir de ahora en la terrorífica y falsable categoría del “a partir de ahora”, que ha sido abierta al abrir este su blog un espacio en Facebook, al que se puede apuntar el que quiera, el que deba y el que se atreva. Hasta he puesto un iconito ahí a la derecha; la tiranía de la diseñocracia es alargada, pero ¡es tan cuca! que ni la resistencia cultural se puede resistir a ella. También me he vendido haciendo espectáculo del blog en sí, cambiando los viejos diseños por unos que me hacen sentir más joven. Tamaño de letra agresivo nivel sonda anal. Hay por ahí una sangrantemente vacua imagen de Zhao Bing Bin (aka 盲) sangrando, unos simbolitos de neolengua que representan la división entre todo el contenido del blog y una parte del contenido clasificable como imágenes en movimiento, así como un loco protozoo medio transparente (ni la magia futurista de Google puede decirme de dónde salió) que está dispuesta de tal modo que cause dolores de cabeza mientras se lee el blog. O sea, que El Ansia ya no sólo es Black Mirror sino que también es Videodrome. Hay que andarse con cuidado cuando uno abraza de verdad el verdadero siglo XXI.

Anuncios

Una respuesta a “Blackmirrored

  1. Yo también me borré del facebook y fui derrotado brutalmente cuando la gente dejó de quedar conmigo al no verme por ahi…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s