La ucronía de China

Me gusta pensar en Taiwan como en una realidad histórica alternativa de China, un what if? viviente de cómo sería la China actual de haber perdido la Guerra los comunistas. Aunque la historia (real) es bien conocida, resumo rápidamente por si alguien se saltó esa clase. En el 49 Mao y el Partido Comunista se hacían con el poder y la Guerra Civil se daba por zanjada. El Kuomintang, el partido que acabó con el imperio unas décadas antes, se refugió en la isla de Taiwan (habitada entonces por unos 5 o 6 millones de chinos), más o menos parte de China desde hacía unos tres siglos, llevándose con ellos a un par de millones de simpatizantes. Allí establecieron un régimen militar que se autoproclamaba y se autoproclama aún hoy como el verdadero gobierno chino, considerando todo el territorio continental como sus dominios, bajo el nombre de República de China. Por su parte, el Partido Comunista hacía lo propio declarando la República Popular China, en la que Taiwan era (y es) una provincia. En la práctica, la isla ha funcionado de forma básicamente independiente, siempre en tensión con sus hermanos del continente y siguiendo cada bando en sus trece.

La visión ucrónica viene de pensar que la situación actual de Taiwan bien podría ser la de toda China si el Kuomintang hubiera seguido en el poder: un Estado más o menos democrático, moderno, de éxito en muchos campos, discutible en otros. Lo curioso es que la modernización de la China comunista se aproxima cada vez más a lo que es el modelo taiwanés (bastante más que al de Hong Kong), tanto en lo social/moral/cultural como, bueno, un poco en todo. Y toda esta convergencia le hace a uno sentirse weberiano, incluso un poquito hegeliano no sin vergüenza, y desde luego sorprendido ante la generación a medio/largo plazo de dos sociedades muy parecidas partiendo de dos sistemas políticos opuestos. La gran pregunta es: ¿realmente tiene la política tanto peso en el desarrollo de un tipo u otro de sociedad, más allá de contextos históricos concretos? La base cultural tanto de la República Popular China como de la República de China es la misma, ¿no ha pesado mucho más esto a largo plazo para que esos dos mundos, con idéntico origen pero irreconciliables temporalmente por las diferencias políticas, se vuelvan a convertir en el mismo? Pongámonos metafóricos: el hombre trabaja el mineral y lo convierte conscientemente en metal para fabricar herramientas, pero con el paso del tiempo entran en marcha procesos de corrosión en los que el metal va perdiendo la forma y composición artificial y tiende a volver a ser mineral. Lo mismo podría decirse en este caso: los sistemas políticos (y económicos) intentan modelar una sociedad, pero el peso cultural acumulado durante siglos en las mentalidades y en las estructuras termina por imponerse sutilmente. No digo que sea así, pero desde luego es una pregunta que hay que plantearse seriamente ante la actual aparente omnipotencia de la economía/política, al menos para relativizarla un poco y poder tomarse la vida con más calma. El estoicismo, en permanente estado de alerta, siempre es un valor al alza.

Aunque ha tomado vida propia, este texto partía como excusa para introducir un par de entradas que quiero escribir a propósito de la tan fascinante como incomprendida película taiwanesa Help me, Eros! (Bāngbāng wǒ ài shén /帮帮我爱神, 2007) de Kang-sheng Lee, inseparable compañero del inmenso Tsai Ming-Liang, y de dos extrañas prácticas culturales que allí se enseñan. Aviso de que tengo intención de escribir sobre ella para intentar animaros a que os atreváis a verla y tal vez se puede montar un pequeño cine-fórum por aquí. Doy facilidades.

[Entre mis planes para el año que viene se encuentra visitar Taiwan después de una hipotética vuelta al sur de China, pero mi señora es china del continente y, por desgracia, hoy por hoy todavía tienen muchas dificultades para conseguir el visado de turista a no ser que viajen en grupo organizado; y por ahí no pasamos.]

Anuncios

2 Respuestas a “La ucronía de China

  1. Fantástico experimento sociológico el que plantea. Me encanta lo de Taiwan como un “What if” hecho realidad. La mayor diferencia para mí sigue siendo el orwelliano peso que tiene el Partido en la China Continental, un poder que no tienen contrapesos y que con la absoluta complicidad Post-Tianamen de la sociedad hace avanzar a China a pasos agigantados.

    Siempre me ha gustado pensar que por definición las sociedades abiertas acaban siendo más competitivas que las cerradas y que esto a la postre acaba por precipitar su caida pero quizás los chinos y cierta mentalidad colectivista sazonada con la ambición capitalista más desmedida parecen que son la inminente ecuación ganadora. Veremos…

    PS: Sigo pensando que el mejor aliado de China han sido las inconscientes élites europeas y estadounidenses que han permitido un auge desmedido de China sin ningún tipo de contrapartida. Les hemos abierto las puertas de nuestros mercados sin ningún tipo de reciprocidad. Un error de cálculo que nos va a salir muy, muy caro a la larga…

  2. Me vino la idea a la mente y no tuve más que abrazarla, quizá algún día pueda escribir un libro sobre ella si mi libertad depende de ello… Estoy de acuerdo en lo del peso del Partido, aunque la situación es bastante más compleja y, sobre todo en las ciudades, se vive el día a día de forma cada vez más independiente.

    Yo también pensaba siempre que las sociedades abiertas son mucho mejores, pero desde mi visita (y con lecturas) lo encuentro bastante matizable. No es que haya que tirar esa preeminencia a la basura, ni mucho menos, pero desde luego no es tan absoluta como nos suele parecer desde Occidente. En todo caso, internet está abriendo mucho la sociedad allí, sobre todo entre los jóvenes, y a medio plazo eso puede ser muy beneficioso en la lucha contra la corrupción y las barbaridades. Quizá un sistema mixto abierto/cerrado (hacia el que se están moviendo en la práctica), eso que tan bien se les da a los chinos, sea la solución…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s