Karl Kraus: Contra la triple alianza de tinta, técnica y muerte (IV)

¿Y la prensa? ¿Ha mejorado? Al contrario, noticias que le chocaban a Kraus y destacaba en
Die Fackel
(la revista que editó y escribió él mismo entre 1899 y 1936) ahora se quedan cortas ante lo que leemos y escuchamos cada día. Además, la radio y, sobre todo, la televisión, lograron la extensión máxima de la fraseología: los lugares comunes, las frases hechas, las palabras vacías, el cinismo inútil de lo políticamente correcto. Esta se alza triunfante, tanto en el periodismo como en el arte. Y especialmente en los políticos, cuyo irresponsable uso de la lengua modifica la moral de todos sus votantes. Por ejemplo, el abuso del argumento del tu quoque (“y tú más”) se reproduce en la calle, y nadie acepta tener la culpa de nada. No hay más que prestar oídos a cualquier conversación para entender que no sería difícil componer hoy una obra a partir de clichés lingüísticos utilizados por distintos tipos sociales, como Los últimos días de la humanidad. Kraus también vio pronto la fuerza de la publicidad; para él, un cartel era «el horror de la vida resumido». Leer a Kraus hablando de cómo la prensa reproducía los intereses de los poderosos e inventaba e implantaba falsas necesidades casi parece un juego de niños ante la omnipresencia contemporánea de la publicidad, que adopta infinitas formas y ya difícilmente puede separarse de la vida. La fraseología no pertenece hoy en exclusiva a la palabra, sino que la retórica de la imagen también funciona como potente vehículo de transmisión ideológica. La prensa elabora su línea editorial pensando en si les parecerá bien a sus anunciantes, al tiempo que todos los medios de masas se unen para, a partir de la repetición, establecer estereotipos culturales y fomentar el consumismo, a estas alturas más nihilista que materialista. En todo caso, de nuevo hay que insistir en que, al menos, por ahora no forma alianza con la muerte.

Pero esto no es cierto. Sigue habiendo muerte, sólo que no la nuestra; aquí “solamente” tenemos hipocresía, inmoralidad, irresponsabilidad. Pero, mientras escribo esto, en estos instantes, mientras lo lees, se está produciendo en varios lugares del mundo la tortura, la violación, la muerte de seres humanos, inocentes o no. Y lo toleramos. Karl Kraus no pudo expresar mejor la indignación y la impotencia ante esto:

¿Pero es que el mundo puede seguir haciendo tranquilamente su trabajo cotidiano, puede seguir reposando en un sueño reparador, teniendo presente lo que pasa? ¿Dándose cuenta de que estas cosas suceden en el preciso momento, ipso facto, de ser imaginadas, y de que continúan sucediendo incesantemente, de que hay hombres que están echados y no duermen, hasta que son golpeados y se ven obligados a contar los golpes, y de que hay posibilidades de pena y ansias de pena, de crueldad sin sentido ni perspectiva alguna, ante las que palidecen la tortura y el riesgo de tiempos de guerra? [La tercera noche de Walpurgis]

¿Por qué seguimos priorizando en nuestra vida lo superficial? ¿Por qué sigue triunfando el egoísmo y la ausencia de empatía con el sufrimiento? ¿Por qué parece que seguimos sin darle la importancia debida a la memoria? Tenemos presente lo que pasa, no hay excusa. Como mínimo, tenemos que hacer como Karl Kraus y denunciar, denunciar y denunciar. Denunciar mostrando.

Una respuesta a “Karl Kraus: Contra la triple alianza de tinta, técnica y muerte (IV)

  1. Pingback: Karl Kraus: Contra la triple alianza de tinta, técnica y muerte (I) | El Ansia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s