Escribo acaso para los que no me leen

«Escribo acaso para los que no me leen», admitía Vicente Aleixandre en “Para quién escribo”, parte de ese maravilloso libro de poesía humanista que es En un vasto dominio (1962). Y es que ese es el drama del escritor comprometido con lo humano, el único digno de ser llamado escritor. Ansía un mundo mejor, o al menos una mejor conciencia del mundo. Lucha en su interior por comprender la vida y el ser humano, quiere, necesita contar las preguntas encontradas y los pocos resultados conseguidos. Es su obligación compartirlo porque estamos todos juntos en esto, como parte y como todo. Sabe que es crucial que cada individuo entienda o al menos se esfuerce por entender, no le importa realizar el trabajo sucio, sólo pide a cambio que se le escuche. ¿Cómo conseguirlo? ¡¿Cómo conseguirlo?! Es por el bien de los demás, de cada uno, por el bien mutuo de todos, ahora y en el futuro, desde el presente y viendo el pasado. Pero precisamente los que sin saberlo necesitan ayuda, de los que bien sabe el escritor que la necesitamos, no le escuchan. No le leen. Hablan la misma lengua, pero por canales tan diferentes que podrían ser dos idiomas de antípodas opuestas. Circulan en paralelo. El escritor recorre las carreteras comarcales o, si encuentra el desvío, el carril de servicio junto a las vías principales; el que debería leerle ocupa el ancho de la autovía y sólo piensa en llegar cuanto antes; el que no quiere leerle, ni que le lean, detesta la mera idea de tener que salir de los privilegios de la autopista pagada.

4 Respuestas a “Escribo acaso para los que no me leen

  1. Acabo de ver que lo regalaron la semana pasada con Público, ¡qué casualidad! Y qué pena no haberlo podido recomendar a tiempo, para que lo comprarais todos…

  2. Voy a hablar con mi kiosquero que lo tengo frito a peticiones bizarras…

  3. A ver si puede mover algunos hilos, porque merece la pena… Yo lo descubrí hace poco, siempre me había gustado mucho la primera época de Aleixandre pero no me había puesto con esta, y es incluso mejor (el mensaje cobra protagonismo).

    Por cierto, me parece que esta ha sido la entrada número 100 de este humilde blog, me autofelicito.

  4. Siempre hay que escribir para el que no te lee, sobre todo para el que no te quiere leer, es la única salida para la poesía militante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s