EL TORMENTO DE LAS 13 DONCELLAS: De camino al infierno gótico

Sonidos invertidos, miembros pálidos, árboles que acogen como puertas de salida de agujeros del averno. Un cochero enfermo del corazón, un largo camino hasta llegar a un castillo del que nadie quiere hablar. Ecos de historias de venganza ultraterrena. Mucha niebla. Se citan (yo mismo cito) como buenos infiernos dantescos en el cine los de L’inferno (1911), Esta noite encarnarei no teu cadáver (1967) o The burning moon (1992). Pero ¿cómo se llega a ellos? Probablemente a través de este bosque, un viaje de varios minutos de pantalla que oscila entre la sensación de repetición de lugar y la de penetración en tres círculos (aquí presento uno), cada vez más ocultos y alejados de la dimensión humana normal. Al final espera Christopher Lee, con los brazos abiertos. Y las fauces abiertas, dispuestas a sacrificar cuantas vírgenes sea necesario sacrificar. Si es que alguna llega tan lejos.

[Die Schlangengrube und das Pendel (Harald Reinl, 1967; aka Castle of the walking deadaka El tormento de las 13 doncellas)]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s