La prohibición del burka musulmán y la promoción del burka occidental

En la tolerante y moderna Europa está siempre presente, desde el aumento de la inmigración musulmana, el debate sobre el hiyab (velo islámico) y el burka. ¿Hay que respetarlos como símbolos religiosos válidos y aceptados, como la cruz al cuello, o hay que desacreditarlos y hasta prohibirlos por ser parte activa de la opresión islámica sobre la mujer? Las leyes de países como Francia presumen de avanzadas y abiertas, de cosmopolitas y respetuosas, pero la prohibición de manifestar una elección personal que no interfiere en la vida de nadie más aparte de quien la realiza es algo, sin matices, reaccionario. No siempre son elecciones personales, claro: el burka suele ser una imposición masculina, o autoimposición, y es más difícil defenderlo desde algún punto de vista. El hiyab es algo diferente. Occidente, desde su superioridad moral, dictamina que el velo humilla a las mujeres que lo llevan. Puede ser una opción personal, sí, pero una no respetable. No parece constitucional un símbolo tan claramente antidemocrático de machismo. Porque es un símbolo claro de machismo, ¿no?

Pero Occidente no es quién para imponer a las mujeres musulmanas que viven en Europa lo que pueden o no hacer, no más que a otros ciudadanos. ¿Les han preguntado a ellas? ¿Tienen representación o voz en esos parlamentos que les quieren decir cómo tienen que vivir, al mismo tiempo que les dicen que Europa es la libertad total de elección, el lugar mágico en el que cada uno puede decidir lo que hará con su vida, idea en paralelo al sueño americano? Nadie les pregunta. Preguntádselo. Preocupaos por saber qué significa para ellas, no para vosotros, no deis por hecho que sólo tiene una interpretación correcta y que esta es, por supuesto, la vuestra. Habrá muchas respuestas diferentes. Algunas llevarán el hiyab por tradición, por fervor religioso. Dentro de esto, algunas, las menos en Europa, porque su familia masculina les obliga. Para otras, no pocas, no sólo no es un símbolo de opresión, sino que lo es de libertad. De reivindicación feminista. Se sienten perdidas en la materialista Europa y llevando el hiyab quieren gritar: “valórame por lo que soy, no por lo que aparento”, frente a la superficialidad occidental que prejuzga y valora y ayuda o no a una mujer según su aspecto físico permanentemente desvelado. Si uno quiere respetar los derechos fundamentales, no puede prohibir en bloque algo tan diverso. Eso es el reverso casi exacto de los países árabes que imponen su uso.

La prohibición del hiyab, aunque sea sólo en los lugares públicos, como colegios o centros políticos, es un acto etnocéntrico y despreciable. La única lectura es que Occidente sabe mejor que una pobrecita e ignorante mujer musulmana lo que a esta le conviene. El mismo Occidente que, en la cima de la hipocresía que es uno de sus principales rasgos culturales, acepta y promueve su propio burka: el canon estético. La vida de casi cada mujer occidental es una lucha constante por lucir bien, por estar atractiva de forma acorde a los modelos mandados desde la publicidad y la cultura de masas (y no sólo de masas) en general. Modelos asimilados por los hombres y por las mujeres que viven en el mundo occidental, quienes aceptan o desprecian, favorecen o ponen baches, a una mujer por el mero hecho de si es guapa o no. La mujer occidental, y en los últimos años también el hombre en otro de los perversos giros del capitalismo comercial, siempre está pendiente de su figura. Vive angustiada por la báscula, pasa hambre por las dietas, sufre rechazos si no encaja (¡y hasta casi encajando!) en el modelo estético, incluso está dispuesta a modificar brutalmente su cuerpo para ser aceptada. Se la valora por lo que aparenta, ella misma se valora por lo que aparenta, adoptando una mirada masculina sobre sí misma. Es una esclavitud diaria y constante. Interiorizada y asumida. ¿De verdad esto es mejor que el burka islámico? El burka islámico es impuesto por unos preceptos religiosos mal entendidos; el burka occidental está en la base de su propia cultura patriarcal-liberal. Mientras el terrible burka occidental no sea cuestionado abiertamente, cualquier defensa de la prohibición paternalista del hiyab por la presunta opresión que supone sólo puede considerarse como eurocéntrica en el peor sentido, cínica y xenófoba, deudora de los valores que llevaron al colonialismo y a la miseria y muerte del mal llamado Tercer Mundo.

Anuncios

26 Respuestas a “La prohibición del burka musulmán y la promoción del burka occidental

  1. Pingback: La prohibición del burka musulmán y la promoción del burka occidental

  2. Si no se pueden llevar símbolos religiosos no se pueden llevar. ¿Qué parte no entiendes? Lo mismo que sea un crucifijo o que sea un burka o una camiseta de Buda…

  3. Pingback: La prohibición del burka musulmán y la promoción del burka occidental « iPolis

  4. Siento disentir como ateo practicante, y que vive en un estado laico, entiendo que la existencia de unos simbolos religiosos impuestos por una dictadura y por una historia, tardan en quitarse. Pero no acepto de ninguna manera que se acepten simbolos religiosos nuevos, el hiyab es un simbolo religioso,(opresor o no me da igual si la persona que lo lleva es oprimida, pues es su problema). Pero igual que yo no voy pregonando por los cuatros vientos la existencia de un falso dios que promueve unas falsas enseñanzas, exijo que nadie me muestre su religión y si quiere practicarla que lo haga dentro de su casa.

  5. cuando en un pais musulman no me multen por: besar a mi mujer, dejar a mi mujer ir en minifalda, beber alcohol, etc podran los musulmanes pedir tolerancia con sus costumbres. si quieren derchos en occidente, que los den en oriente

  6. ¡Por fin un poco de polémica en el blog! (gracias a quien lo haya mandado a menéame… has sido tú, Clara?)

    Clara: Lo conocía, me pareció horrible cuando lo leí. El respeto a una sala de juicios (ni a nada) no está en la vestimenta, sino en la actitud.

    Manu: Claro, y si se pueden llevar, se pueden llevar todos. El problema no es sólo prohibir el hiyab, porque se prohíbe todo en bloque. El problema también incluye prohibir el crucifijo, por supuesto. Se mire como se mire es algo autoritario.

  7. Vulpes: Hablo como ciudadano, no como agnóstico practicante (que lo soy, pero es irrelevante lo que yo sea). El Estado es laico, las personas no tienen por qué serlo. Me parece bien (hasta cierto punto) que se quiten símbolos religiosos de las paredes de las instituciones públicas. Pero no que se obligue a quitar de las personas, aunque éstas trabajen para el Estado. El laicismo individual NO es mejor que el sentimiento religioso individual.

    El asunto es que, dices, no vas predicando contra un falso dios. Vale, pero esa es tu elección. Nadie te obliga a hacerlo ni a no hacerlo. Si quieres, puedes. De la misma manera, no puedes “exigir” que otras personas no te restrieguen por la cara su religión. Puede parecerte fatal, por supuesto, pero no puedes imponerlo y prohibirlo porque a ti (o a muchos, aunque sean mayoría) te parezca mal. Creo que esta es la clave, no confundir la opinión con la prohibición.

    ¿Practicar dentro de su casa? Eso sería una restricción inmensa de la libertad. ¿Qué hay de las otras religiones modernas que se practican abiertamente en las calles, y estas sí molestando a menudo, como el fútbol o el botellón? Es estupendo que te ofenda ver un símbolo religioso, y que puedas decir que te ofende. Pero más allá de que te ofenda, no supone mayor problema. El velo (o el crucifijo) no te escupe a la cara, no te pone la zancadilla, no te dice que no puedes llevar vaqueros o chanclas.

  8. gefe: Me remito a lo que he escrito. Si te parece mal que te prohíban todo eso en “sus” países, ¿por qué está bien prohibir sus costumbres en el nuestro?

  9. Clarita Libertad

    no, no he sido yo… he sido yo? si estaba en inglés a lo mejor he sido yo xD
    Quiero que quede claro, desde ya, que me parcen fatal los símbolos religiosos en las instituciones públicas. Si el Estado se define como Laico, no puede mostrar predilección hacia ninguna.
    (no me extiendo que voy con prisa :*)

  10. Elena García Agüero

    Completamente de acuerdo contigo, Borja! Me ha encantado tu artículo.
    Antes de nada, tenemos que acabar con nuestro burka occidental…empezando por aqui:

  11. ¡Olé por Borja!
    Gracias por tu artículo y por las respuestas, todas acertadas, a los comentarios recibidos.
    Me alegra que haya gente joven y especialmente hombres de este país que razonen las cosas, no te has metido ni insultado a nadie, tienes respeto por este tema candente y te expresas muy bien.
    Desde Sevilla, saludos a todos de una mujer musulmana que utiliza hiyab.

  12. Elena: Muchas gracias, che. Me guardo el enlace de esos vídeos para cuando tenga un rato (lo iba a ver ayer por la tarde y tu hermano me llamó y me lió para ir a tocar…).

    Nur: Muchísimas gracias, en serio. El problema que está en la base creo que es la diferencia, que queda claro en los comentarios escritos aquí o en otros lugares que está desgraciadamente demasiado interiorizado por demasiada gente, entre “nosotros” y “ellos” (¡ni siquiera “vosotros”!). Yo intento partir de un “nosotros” que nos incluye a todos, lo que creo que libera de cosas como la xenofobia/el racismo o el más sutil paternalismo. ¡Estamos todos juntos en esto, todos somos personas!

  13. He visto que han puesto en portada de webislam.com este texto. Allí he podido leer algún otro artículo sobre el tema, dejo un par de enlaces que defienden tesis prácticamente idénticas a la mía, mucho mejor escritos y documentados, eso sí:

    http://www.webislam.com/?idt=4162
    http://www.webislam.com/?idt=15635

  14. Vaya llego tarde al pollo, que pocos escrupulos teneis de liarla en vacaciones…

    Este es un tema espinoso sobretodo porque atañe a menores. Yo entiendo y creo que todos debemos entender que a una persona adulta, siempre que se ajuste a ley, está en su derecho de hacer lo que quiera ya sea ponerse un burka, un hiyab, hacerse monja, salir de nazareno o convertirse en un early adopter… SOn principios y derechos que están recogidos en nuestros textos fundamentales y me importa un comino que en Irán, Cuba y/o China no los rspeten. Yo quiero vivir en una sociedad que los respete.

    Ahora bién, volvemos al tema de los menores y el sistema escolar. ¿ Es recomendable establecer unos códigos y unas etiquetas en diversos establecimientos a fin de evitar y suavizar discriminaciones socioeconomicas, religiosas, sexuales, etc… Yo entiendo modestamente que sí… Creo que el uniforme en cierta medida es liberador y a edades tempranas y delicadas contribuye a una socialización más relajada…También considero que ciertas prácticas religiosas o culturales pueden formar parte de un sistema de dominación intergeneacional y que la escuela se defienda frente a eso puede ser hasta saludable…

    Lo que me parece terrible es que ciertos principios se perviertan y esto acabe como una caza de brujas del hiyab o el burka, que es lo que practicamente se intenta impulsar por parte de ciertos sectores…

    Respecto al “burka occidental”, efectivamente todas las sociedades establecen unos cánones de status sexual y estos se aplican tanto a hombres como a mujeres. En una sociedad como la nuestra ni que decir tiene que la mujer acusa este encorsetamiento de una forma estructural y terrible, pero al final no deja de ser expresión del individualismo y egoismo feroz del que hacemos gala tanto como hombres y mujeres.

    Prefiero de todas formas el desenfreno y relajación de las costumbresque la represión cultural como antídoto contra la inestabilidad social…

    PS: Houllebecq y su marxismo sociosexual podrían dar mucho que hablar…

  15. Buenas. Llego tarde al debate, y he conocido este blog via paolo2000 (gracias).

    Obviamente, no puedo ser imparcial: soy musulmana conversa, española, NO me he casado con un hombre árabe (más bien al contrario, mi marido decidió hacerse también musulmán dos años después que yo), y, fundamentalmente como opción política, en 2008 decidí llevar hijab… aunque dadas sus lecturas y códigos estéticos múltiples, debería decir hijabS.

    Tal como dice paolo, el hijab ha de ser llevado siempre por una mujer adulta y por propia voluntad: teológicamente es así, tanto entre los ulema que sostienen que, no aparecienco en el Corán, no es práctica obligatoria, como entre aquellos que entienden la obligatoriedad implícita en las aleyas de la Sura 4. De los mastuerzos wahabbíes que no sólo cubren la cabeza sino las manos (y de sus muy militantes señoras), no hablo. Nadie extrapolaría nada de la Cristiandad por lo que hacen los mormones o los Testigos de Jehová, o el Palmar de Troya.

    Pero frecuentemente, las musulmanas olvidamos la razón fundamental por la que nos cubrimos: la estética. Llevamos velo porque estamos estupendas, oiga. Porque nos favorece, nos ahorra una pasta en peluquería, nos combina con la ropa, nos hace sofisiticadas, nos molamos del copón cuando nos vemos con él. Y como somos idiotas, hablamos de religiosidad, de política, cuando lo que todas deberíamos reivindicar es nuestro derecho sobre la propia imagen.

    Un problema sobre el hijab en las escuelas viene dado por las adolescentes: una chica de 16 o 17 años con hijab es menor, pero lo ideal sería, con ella y con todos, no tirar por la calle del medio si no fuera imprescindible y atender de forma individual las circunstancias que han determinado que se lo ponga. Maxime cuando hablamos de niñas españolas que no necesitan “per se” ser liberadas, ya me entiende.

    Y hablando de liberar, y aunque llevado al extremo cierto comportamiento es tan chungo como un burka o un niqab… oigame, yo he llevado minifalda y escotes hasta el bazo en mi juventud. Algunos incluso siendo ya musulmana. Y le aseguro que, como ahora mis pañuelos, me los ponía porque estaba estupenda, no porque quisiera llevarme a un señor por delante o porque una entelequia social me obligara a ello. En mi primer viaje a Estdos Unidos, en Philadelphia, me sorprendió ver a las chicas de la Nación del Islam, con sus hijabs negros prendidos a la espalda y sus tops palabra de honor.

    Somos 1800 millones, oiga: es muy difícil ponerse de acuerdo sobre nosotros ;)

    Citaré este post, si me lo permite.

  16. Paolo: Estamos de acuerdo, el problema es que esto acabe como una “caza de brujas”. Yo insisto en que hay que estar atento, porque la amenaza viene no sólo desde una derecha racista (por muchas maniobras que haga para disimularlo), sino también desde una izquierda paternalista y en el fondo eurocéntrica. Estoy de acuerdo también en lo del uniforme, al menos en la primaria. En secundaria (digamos a partir de los 13/14 años) ya es un tema más complejo, puede que fuera útil también pero en esas edades quizá sea mejor dar nuevas libertades que puedan ayudar a definir la identidad, y guste o no gran parte de esa identidad (hoy día) está muy relacionada con cómo viste cada uno. Personalmente, no me parece especialmente dañino que cada cual vista como quiera, siempre que se acompañe de una información realista y “que llegue” sobre las miserias y peligros del canon estético, de la dominación y de la objetización del cuerpo.
    PD: Leí a Houllebecq hace algún tiempo… marxismo sociosexual?? No recuerdo eso, pero suena tremendo!

  17. “Small Blue Thing”: Cada vez estoy más convencido de que no sólo no se puede, sino que no se debe ser imparcial. Así que no podría empezar mejor tu respuesta. Una respuesta que se agradece mucho porque hace precisamente lo que se necesita: que las interesadas cuenten su versión, algo que apenas ocurre en los medios ni en los parlamentos, donde desde luego no se escucha. La pura estética es una razón tan válida como cualquier otra, y el enfoque que le das (el derecho a la propia imagen, por encima de religión o política) es muy interesante, y hasta más comprensible (y aceptable) para la ombliguista sociedad occidental.

    Sobre la última parte, creo que es muy acertado lo que señalas. Es lo mismo ir con minifalda o escote, cada quien viste como quiere y si le apetece ir enseñando cacha tiene todo el derecho a hacerlo sin que nadie le diga que no puede porque va provocando o porque así se convierte en un mero objeto. La, como dices, “entelequia social” que critico no es la que “obliga” a vestir así, sino la que hace que la mayoría de mujeres occidentales estén permanentemente insatisfechas con su físico y se sientan forzadas a estar en una eterna dieta intermitente, algo seguramente más terrible porque está interiorizado y se lleva siempre puesto… Mientras la “opinión oficial” siga defendiendo implícitamente esta esclavitud, no tiene legitimidad para criticar, mucho menos prohibir, otras supuestas esclavitudes. Si se hace, y se hace, es una muestra de hipocresía radical y de ser incapaz de mirar más allá de los propios pies.

    PD: Gracias a Paolo por el proselitismo, y por supuesto puedes mandar y citar este texto todo lo que quieras (espero no haber dicho muchas barbaridades…).

  18. Los comentarios son respetables, todo el mundo argumenta, y eso es bueno. Yo no lo voy a hacer, sólo daré mi opinión sobre el post: me parecen unas palabras muy acertadas, pocas veces he oído o leído en este país, un argumento desde ese respeto y esa reflexión, dejando de lado etnocentrismos trasnochados disfrazados de laicismo puro y duro (una ideología de fuerza como cualquier otra). Que feliz me siento cuando nos respetamos con nuestras diferencias, aunque básicamente seamos lo mismo. Tu blog es muy bueno. Entré en él por tus análisis cinematográficos. Me he permitido poner un enlace en mi blog.
    Hasta pronto y salud

  19. David: Muchísimas gracias, tu respuesta trata otro asunto importante como es el respeto. Se puede argumentar y opinar cuanto se quiera, incluso de forma agresiva y apasionada (necesario muchas veces), pero siempre desde el respeto hacia la otra persona, que es lo que suele faltar.

    Me alegra que te guste lo que escribo sobre cine. Hasta hace poco tenía otro blog casi exclusivo sobre cine, pero lo he integrado en este más reciente, porque ahora entiendo que es parte de una visión general del mundo y no se puede aislar. Si tienes curiosidad, está en http://truequemental.blogspot.com . Cuando tenga un rato miro con calma el tuyo, que tiene muy buena pinta!

  20. He esperado unos días por si había más comentarios. Gracias por la respuesta. Traigo un ejemplo que quizá os interese:

    El pasado miércoles, La Sexta Noticias enlazó casi de seguido tres informaciones, por este orden:

    – Un joven musulmán ha sido rociado con ácido de camino a su mezquita, en un pueblo de Albacete.
    – Una joven musulmana de 16 años ha sido apartada de su aula por llevar hijab en un Instituto de Pozuelo.
    – EL PAÑUELO, NUEVO COMPLEMENTO ESTA TEMPORADA. Vuelve la gafa XL y el foulard en la cabeza, a lo Audrey Hepburn.

    Imaginen, de estas tres noticias, dónde NO salía ninguna mujer musulmana.

    Lamentablemente, mientras las musulmanas de países ricos, que podemos permitirnos elegir, que podemos preocuparnos por la moda, sigamos con el discurso trasnochado de que ésta es una frivolidad occidental, estos despropósitos seguirán siendo frecuentes.

    Yo me he cansado de pedir a mis hermanas colaborar en proyectos de moda halal para chicas con y sin pañuelo, gordas o flacas. Si conocen a alguien interesado en el mercado musulmán, no duden en contactar conmigo, pero ya he perdido la esperanza de que sea un musulmán o musulmana quien me proponga un proyecto semejante.

  21. Muy interesante, y por desgracia nada sorprendente… Los informativos son una de mis obsesiones, con tanto internet a veces parece que olvidamos que la gran mayoría de la gente se informa exclusivamente a través de ellos (y encima se los cree). Luego pasa lo que pasa: que visitas por ejemplo los artículos, en cualquier periódico de cualquier ideología (si es que aún las hay), sobre el último caso de la adolescente a la que no le dejan ir a clase por llevar hiyab, y la inmensa mayoría de los comentarios están a favor. Como lo que se ha dicho por aquí: “que se adapten”, “que se vuelvan a su país si no les gustan nuestras costumbres”, “es un símbolo de dominio machista”, “pues yo en su país no puedo decir nada”, blablabla. Es uno de los pocos asuntos en los que coinciden, al menos en el fondo, los de “izquierda” y los de “derecha”, y eso da que pensar y da bastante miedo.

  22. Hombre, yo suelo preguntar en esos momentos con cuántos musulmanes han hablado que no sean el carnicero o un guía turístico; si han estado en “sus” países, o sea en los 54, incluidas Bosnia, Sudáfrica o Malasia; y remato comparando mis lorzas veladas con cualquier mamarrachez vista/oída en SexoEnNuevaYork.

    Mano de Santo.

  23. Había una viñeta del Roto de hace unos años que dice “ La cirugía estética es el burka de occidente”
    http://www.elpais.com/vineta/?d_date=20080410&autor=El%20Roto&anchor=elpporopivin&xref=20080410elpepivin_4&type=Tes&k=Roto
    que coincide perfectamente con lo que dices.
    A mi personalmente el burka no me gusta, pero el hiyab me resulta bastante sugerente, y no creo que considero que sea denigrante, al menos cuando la persona que lo lleva lo hace sin ningún tipo de obligación impuesta. Y como bien dices, muchas veces es mas un elemento liberador y poderoso, que al contrario como se considera en Occidente.

  24. Guillermo, a ver si tengo un rato y busco esa viñeta. La idea de la cirugía estética, o el canon de belleza como el burka occidental no se me ha ocurrido a mí, claro. Pero la hago mía porque creo que es una idea muy potente y que estaría bien que se implantara un poco más. A mí tampoco me gusta nada el burka, y ya dije por ahí que es difícil defenderlo; pero no puedo pronunciarme totalmente, porque tengo alergia a todo lo que sea prohibir algo que no sea matar o robar, por poco que me guste.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s