THE GIRLFRIEND EXPERIENCE: Situacionismo contemporáneo y estética Apple

(The girlfriend experience, Steven Soderbergh, 2009)

El mayor mérito de The girlfriend experience es que parece hecha ayer por la tarde. Sí, esa contemporaneidad en la que tan a menudo insisto es, en mi opinión, en sí misma un valor estético, y uno de primera. Expresiones culturales que son de ahora, y que sólo podrían haber sido de ahora. Aquí se habla de la crisis económica, del poder que otorga la posibilidad de que cualquiera pueda decir lo que quiera en internet, del dinero como fin, de las nuevas relaciones amorosas y sexuales. En realidad ni siquiera se habla de todo esto, sino que estas cosas hablan por sí mismas, emergiendo de la contemporaneidad total que rebosa The girlfriend experience, como Cloverfield. No lanza preguntas, ni mucho menos ofrece respuestas. Se limita a situarse en medio de la época, la filma con la estética ultracool desapasionada y superficialmente superficial que ella misma pide y le deja hacer. Desde el punto de vista mayoritario en el imaginario cultural, el estadounidense. Nada de resabios europeos deudores de la tradición, como en los -en todo caso brillantes- thrillers tecnoempresariales de Olivier Assayas, como Demonlover y Boarding gate, con los que tiene mucho en común. Aquí no hay modernidad, sino actualidad.

La narración es tan libre como la ligereza del mundo que salta del navegador de internet al viaje low-cost. Se sigue -a ratos mediante una entrevista con, asumimos, fines promocionales; dato relevante- a una prostituta de lujo que se mueve entre empresarios, a los que ofrece una experiencia de intimidad y cercanía que no se limita al sexo. Ese personaje queda engarzado en Sasha Grey, una actriz porno en la vida real y, como el personaje, un producto que mezcla ficción y realidad, un producto dirigido en parte a un target pretendidamente elevado sobre la vulgaridad. La verdadera señorita Grey aparenta inteligencia y presume de buen gusto en lecturas, cine y música, además de hacer sus pinitos en el activismo contracultural. Esto contrasta con sus vídeos explícitos, en los que parece que se entrega a prácticas sexuales bastante brutales. ¿O lo interesante es que ya no son vidas incompatibles hoy? ¿Por qué alguien inteligente y con potencial para hacer lo que quiera escoge ser sometida a vejaciones públicas extremas? ¡Pues porque quiere! ¡Su cuerpo es suyo! ¿No? ¿O es que acaso es de quien lo paga?

En resumen: es un icono (¿contra?)cultural. El personaje de la escort ofrece algo similar, humanidad dentro de algo que podría o no ser nada más que puro sexo. Estos paralelismos no son accidentales y componen buena parte de la base de la película, enlazándola con la realidad con su regusto docudramático. Se pueden conectar de muchas maneras, permitiendo múltiples lecturas, con temas relevantes hoy, como la relación entre el valor de las cosas y el dinero, el libre uso de la propia persona que quiera o pueda hacer cada cual, o las nuevas formas de entender la pareja, si es que todavía es pertinentente este concepto. De este personaje que vende su cuerpo a hombres de negocios que buscan un extra de cariño se podría, probablemente, extraer alguna lectura central alegórica sobre el sistema económico global. Pero la esencia de The girlfriend experience es la humanidad latente en este mundo de culto al dinero. Pretende mostrar, sin afán de comentario político sino de retrato que aporta las herramientas para hacer las preguntas, que toda ese gente que se mueve en las esferas empresariales también son personas. Este acercamiento difícilmente podría aparecer en un film europeo, por eso el valor de la propuesta de Soderbergh -que quisiera ser europeo pero por suerte nunca lo será-, la inusual posibilidad de acceder a un punto de vista humanista surgido del corazón del capitalismo… sin dejar de ser implícitamente crítico con él.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s