Mis influencias

equipocronica030

Uno (no) es más que la amalgama de todas las cosas que ya eran antes que él.

Mis influencias. La palabra escrita, la palabra hablada, el libro como tal y como algo más, el tono del discurso, la intención del discurso, el color y el colorido léxico, la burricie, la inanidad del dinero, las pirámides sociales y su abolición, las migajas del marxismo, el individuo y el Estado, la retórica anarquista, el ansia y la ansiedad, la furia, el ruido y el silencio, el horror vacui, la expresión mínima, lo barroco, lo justo y necesario, las camas de 1’35m., el olor a gasolina y a té, el desprecio del lujo, los santos y las órdenes mendicantes, los valores católicos y la práctica cosmovisión protestante, la multilateralidad como mal menor, las terceras vías y las quintas columnas, el fascismo estético, el fascismo político, el fascismo poético, las masas, la sabia tradición, la modernidad y su impulso vital, las lenguas oficiales y las extraoficiales, la tiranía de la ortografía, el significado y el significante conformando una simbiótica relación sexual, la entrega, las fechas de entrega, el fin como finalidad suprema, el utilitarismo, el libre pensamiento, el pensamiento innovador, las alternativas y la lucha por su descubrimiento, la objetivización de la subjetividad y su viceversa, lo radical y lo arraigado, la densidad, la densidad extrema, la desnudez formal y de fondo, la distinción entre forma y contenido, la consciencia de la aleatoriedad del mundo del hombre, la autoconsciencia constante y obsesiva, lo explícito y lo implícito, la enfermedad diagnosticada, el error sin ensayo, las épocas que nos toca vivir, la vida y el horizonte de la muerte, las ventanas -abiertas-, la confianza en la solidez de una superficie, lo torrrencial, la lógica informal e informativa, el simple juego y las felicidades, el asombro infantil permanente, la entomología y la mineralogía, la tortura insecticida, lo sagrado blasfemo y el anatema, las teorías locas y coherentes, el eclecticismo y la contradicción, el compromiso y su abandono, lo súbito antes y después de lo esperado, la autodestrucción, el civismo y su cívica destrucción, el cuestionamiento crónico, la sinceridad en la sincronía y la diacronía, lo idóneo grave y lo inútil fundamental, el amor por todo y por todos, el amor verdadero y el autoengaño, los ojos y las narices con personalidad, la pintura de pared y de brazo y de lienzo, la perfección, el mito, lo útil como lo más humano, el apego a las cosas -sean lo que sean-, el respeto, la única norma del sentido común, la educada provocación, los recursos estilísticos que nunca pasan de moda, ciertas modas, las pantallas y su uso, el cine, la contemporaneidad insobornable, lo real por encima de lo convencional, la posibilidad del cambio, la amistad, la búsqueda, el camino, la firmeza rota, los decretos del sistema nervioso, el hedonismo y la profundidad transhistórica, la trascendencia y la pretensión, la tensión y el tensor, los sentidos amplios, el género, lo físico lejano y lo abstracto íntimo, la geometría como verdad, el hebraísmo como estética de la belleza, el mundo árabe que incluye su urbanismo y su urbanidad, las buenas gentes castellanas, los ecuatoguineanos españoles de segunda generación, la inagotable estupidez humana, la xenofilia, lo negro y la negritud, la ideología detrás del collage, la inclusión como valor absoluto, el presente constante de la temporalidad, la utopía y sus hipótesis sobre nosotros, la tecnología y los cambios de paradigma científico, la religión, la buena interpretación, las rendijas de sabiduría, la gradación, la épica anticlimática de las bibliotecas, los textos y los contextos -a veces los pretextos-, los demás, las cuatro carreras de aquí para allá, los cambios de rumbo, las palabras bonitas, las chicas, la superioridad de los animales, lo que llena la boca, el beber y el tragar, el movimiento obligatorio que es distinto para cada uno, los pequeños gastos, las pequeñas gestas, los pequeños gestos, los rasgos biográficos, el deseo y la heterogeneidad de sus deseos, las historias, los relatos, el trabajo liberador, la plenitud, la existencia, lo verdaderamente humano, las limitaciones y la limitación de lo evidente, la acumulación como fuente válida de conocimiento, lo último y lo siguiente, los cuentos, las abuelas, las madres, la aceptación y el inconformismo, la humildad y la honestidad, el infinito y la imposibilidad, el ascetismo, la salvación por el arte. La intención.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s